Emprendimiento y sostenibilidad: 10 tendencias de negocios verdes y desarrollo sostenible que debes conocer

  • La economía y el emprendimiento se tiñen de verde para lanzar proyectos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.
  • Repasamos las principales tendencias de la economía sostenible, como las energías renovables, la agrcultura sostenible, la economía cicular y colaborativa o el auge del hidrógeno verde.

Cada vez son más los negocios y procesos productivos que tienden a implantar formas de producción, consumo y gestión orientados a una economía más sostenible. Junto a esta tendencia que se extiende a todo tipo de empresas, proliferan negocios netamente sostenibles que ocupan un espacio cada vez más destacado en los rankings de emprendimiento.

La sostenibilidad, los negocios verdes y la concienciación medioambiental están al alza entre los valores sociales, algo que se ve reflejado también en las tendencias de emprendimiento. Conceptos como Agenda 2030 u Objetivos de Desarrollo Sostenible van asentándose en el imaginario colectivo y creando un espacio de compromiso de los inversores y emprendedores hacia la sostenibilidad y la economía verde. Estos nuevos modelos de empresa se caracterizan por ser compañías pequeñas e innovadoras: startups verdes que, junto a la rentabilidad, ponen el foco en contribuir al desarrollo sostenible y en contribuir a pulir los problemas ambientales con los que convivimos.

Desde las instituciones y poderes públicos se intenta impulsar estos modelos de negocio. Así, el Pacto Verde Europeo, puesto en marcha por la Comisión Europea y conocido como el Green Deal europeo, fomenta el emprendimiento verde y ecológico y aspira a una Europa donde la economía limpia, con cero emisiones y que cuida y protege el medio natural sea una realidad que se vaya asentando y ocupando espacio en los modelos de negocios. A lo largo de este artículo repasaremos cuáles son las tendencias que dominan el mercado de los negocios verdes y el desarrollo sostenible.

Cultura empresarial

La cultura empresarial tiene que ver con el comportamiento de la empresa, con sus normas, valores y creencias, así como con sus formas de actuar y pensar que son compartidas por los miembros de la organización. Está estrechamente ligada a la actitud ante la sociedad de la empresa. En este sentido, la tendencia en la cultura empresarial con sello verde tiende a que los empleados de la empresa y su público objetivo se identifiquen con esta tendencia hacia el respeto al medio ambiente y la sana convivencia con el entorno natural y queda plasmada en un Plan de Responsabilidad Ambiental Corporativa con el que cuentan cada vez más empresas. Se va implantando lo verde y lo sostenible como un aspecto que define a las empresas y a su identidad.

Economía circular...

Cada vez oímos hablar más de este término, que hace referencia a la serie de cambios que deben abordarse en los modelos productivos actuales y en la gestión de los recursos. Se trata de revertir la actual situación en la que el consumo es a corto plazo, efímero y abusivo y en el que la vida útil de los productos se ve reducida. Por ello, las entidades con sentido medioambiental tienden a apostar por una economía circular, en la que se aboga por el uso de materiales biodegradables cuando sea posible, especialmente en bienes de consumo para que así pueda volver a la naturaleza sin dañarla.

...y colaborativa

Esta tendencia está ligada a la economía circular. La economía colaborativa se basa en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas del usuario o de la empresa y no tanto para obtener beneficios económicos. Emergen negocios que apuestan por dar una segunda vida a productos que ya no usamos, por aprovechar y reciclar productos que antes desechábamos o por compartir espacios. Por ejemplo, realizar un viaje en un vehículo compartido, supone una reducción de gasolina y de la contaminación asociada. Se trata de una manera de combatir el consumo excesivo y reducir el desperdicio.

Movilidad

Relacionado con la economía colaborativa basada en coches y trayectos compartidos, surge también una tendencia relacionada con la movilidad basada en vehículos eléctricos y en la descarbonización del transporte. Los inversores ponen el foco en esta tendencia de movilidad libre de emisiones, que se sitúa al alza, auspiciada también por políticas públicas que incentivan el uso de los vehículos eléctricos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Relacionado con el número de vehículos eléctricos surge también la necesidad aparejada de estaciones de carga para los mismos.

Infraestructuras verdes

Son definidas por la Comisión Europea como una red planificada de espacios naturales y seminaturales y otros elementos ambientales diseñada gestionada para ofrecer una amplia gama de servicios ecosistémicos. Incluye espacios verdes (o azules si se trata de ecosistemas acuáticos) y otros elementos físicos en áreas terrestres (naturales, rurales y urbanas) y marinas. Con estas infraestructuras se introducen en edificios y estructuras distintas aplicaciones verdes cuyos beneficios no solo son ecológicos sino también económicos y sociales. Con estos espacios se reducen los niveles de contaminación y se purifica y mejora la calidad del aire. Las infraestructuras verdes hacen que la naturaleza facilite bienes y servicios ecosistémicos múltiples y valiosos y producen una restauración ecológica.

Proveedores verdes también

Cuando pensamos en procesos productivos respetuosos con el medio ambiente, tendemos a pensar en grandes empresas o corporaciones que contaminan en grandes cantidades. Sin embargo, los pequeños proveedores y empresas también tienden a unirse al carro de la producción ecológica. Se va imponiendo una exigencia social y empresarial hacia pequeñas corporaciones y proveedores a los que se exige la extracción, transporte y manipulación de recursos que sea eficiente y que lleve aparejado una reducción del impacto ambiental en su actividad.

Agricultura sostenible

La situación de los cultivos y de las razas de ganado se está degradando según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). Ante esta situación alarmante es una tendencia verde apostar por una agricultora sostenible que, a su vez, se está convirtiendo en una prioridad para los consumidores, que van desarrollando cada vez más una filosofía y una sensibilidad medioambiental. La agricultura sostenible pasa por el uso de abonos y fitosanitarios naturales, por la biodiversidad, rotación y diversificación de cultivos, por la eliminación del uso de pesticidas y herbicidas químicos y por la apuesta por cultivos orgánicos o ecológicos.

Energías renovables locales

Las energías renovables tratan de impulsar las energías limpias y de producción local para reducir los costes de las importaciones y del transporte de energía. Los avances tecnológicos y el internet de las cosas suponen una revolución e impulso para esta energía. Se trata de una tendencia que ratifica la economía verde como una alternativa real a las energías convencionales y poco respetuosas y que son un modo verde enfrentar la crisis económica y ambiental de las sociedades actuales. La apuesta por este nuevo modelo podría aportar el mantenimiento de un ambiente sano y un uso adecuado de los servicios, tanto para la generación presente como para las futuras.

Reciclaje de carbono

Uno de los aspectos más preocupantes en cuanto a los niveles de contaminación y emisión de gases de efecto invernadero es la concentración de gran parte de estas emisiones en un puñado reducido de grandes compañías. Para evitar esta situación se han puesto en marcha muchas iniciativas que pasan por reducir los niveles de contaminación. Una de ellas, de la Universidad de Kyoto, pasa por desarrollar un material capaz de capturar selectivamente moléculas de dióxido de carbono y lograr convertirlas en materiales orgánicos útiles. Esta idea se suma a otras que mantienen vivo el objetivo de evitar la emisión de toneladas de gases a la atmósfera.

Hidrógeno verde

Es un producto manufacturado capaz de almacenar energía para después ser liberada de forma gradual. Cuando se emplean tecnologías renovables en su fabricación, el hidrógeno obtenido se llama 'verde'. Podrá usarse en la movilidad y allí donde la electricidad no pueda usarse de manera directa. Para llegar a vivir en un mundo con neutralidad en carbono, se recurrirá en parte al hidrógeno verde. Desde el Ministerio de Transición Ecológica se prevén inversiones para desarrollar este hidrógeno. En esta tarea son necesarios electrolizadores. Es aquí donde se precisa el impulso de empresas e inversores a los que se abre una ventana de oportunidad, para que nuestro país deje de depender de otros países y fabrique por sí mismo la infraestructura necesaria para lograr este recurso.

Si tú también estás pensando en emprender con sello verde, debes seguir una serie de pasos y procesos para hacer realidad tu idea de negocio. En este sentido, en el Centro de Desarrollo de Competencias Digitales de Castilla-La Mancha, Bilib, podemos ayudarte en esta tarea. Cuentas con un Área de Emprendedores donde encontrarás la información necesaria para lanzar con éxito tu proyecto empresarial. También te ayudamos a dar el impulso digital y tecnológico que tu negocio necesita. La Red de Asesores Tecnológicos puede mejorar el uso de las TIC en tu negocio. También puedes acceder a un Directorio de Proveedores TIC de Castilla-La Mancha, donde puedes encontrar soluciones tecnológicas para tu empresa o recibir un Diagnóstico Tecnológico sobre el nivel de desarrollo tecnológico de tu negocio.

Junto a estas herramientas, ponemos a tu disposición recursos formativos presenciales, así como con píldoras formativas y webinars y cursos online sobre distintas temáticas y niveles y orientados a todo tipo de perfiles. Además, cuentas con una amplia red de Puntos de Inclusión Digital y Centros de Internet, a los que puedes acceder para navegar libremente por Internet.

 

Valoración:  

Valoración: 3.8 de 5. 4 voto(s). Pulsa para enviar tu valoración.